El mundo vive uno de sus momentos más complejos frente a la lucha contra la pandemia del coronavirus, que se ha extendido a prácticamente todos los países y amenaza con causar cientos de miles de muertes. Frente a este difícil reto, han salido conceptos que se están potenciando mutuamente para apoyar la lucha contra el virus y buscar a la vez generar un mejor futuro para todos: la solidaridad y la innovación social.

La solidaridad es un profundo valor humano que surge en momentos críticos para unir voluntades alrededor de una causa social. Es ayudar a quienes lo necesitan de manera generosa y desinteresada. Es un aire fresco frente a una sociedad egoísta y cerrada. La historia del hombre está enriquecida con grandes actos individuales y colectivos a favor de otros.

Por su parte, la innovación social es el proceso de creación colectivo de valor público para beneficio de todos. Es sumar la inteligencia y la fuerza colectiva para encontrar nuevos opciones y soluciones a problemas sociales. Hoy estamos retados por una pandemia mundial de proporciones todavía indeterminadas. Es el momento de sacar lo mejor de cada uno de nosotros para ayudar a salir adelante con el menor número de contagiados y muertes (solidaridad) a través de nuevas y creativas soluciones basadas en la acción y la creación colectiva (innovación social).

Así como hemos visto noticias de horror por los avances del coronavirus en el mundo y en nuestro país, también están empezando a florecer ideas e iniciativas solidarias basadas en la innovación social, mismas que pueden ayudarnos a salir de la crisis y demostrarnos que hay esperanza en mejorar nuestro mundo también.

Estas iniciativas están impulsadas por el intercambio abierto de ideas y valores, con propuestas de cambios en roles y relaciones, y la integración de capital privado con apoyo público y filantrópico, o la simple suma de esfuerzos de gente común y corriente.

Aquí les comparto algunas iniciativas:

  • ¿Tienes sal?, es una app que captura la sencilla y cotidiana relación entre vecinos. Está disponible en Madrid, Barcelona y Valencia para conectar a los vecinos por barrios y facilitar las cadenas de favores a las personas más vulnerables durante la crisis.
  • Te lo cuento directo, es la iniciativa que agrupa a narradoras infantiles que de forma desinteresada les cuentan cuentos diariamente a los niños españoles.
  • Grandes Amigos, es la asociación española que contacta vía telefónica o a través de videollamada a los adultos mayores que viven solos para hacerles compañía y conversar y recuperar el viejo arte de escribir cartas.
  • La Cruz Roja de España lanzó la iniciativa de “supervecino” para ayudar a los adultos mayores que viven solos a hacerles las compras o sacar al perro a pasear.
  • Los italianos salen a sus balcones a cantar canciones patrióticas y de agradecimiento y aliento al personal médico.
  • En Australia la tienda Woolworths abre sus tiendas una hora antes para que las personas mayores y vulnerables en aislamiento compren con menores riesgos de infección.
  • En Hermosillo, Sonora, han salido a la luz dos iniciativas de ayuda. Una es Resistencia TMX que agrupa a jóvenes ingenieros en electrónica, mecatrónica, neumólogos y biomédicos para fabricar respiradores artificiales. Otra es la organización ciudadana Hermosillo ¿Cómo vamos?, que lanzó la iniciativa Va por Hermosillo, que busca conectar necesidades de apoyo con personas, empresas y organizaciones dispuestas a ayudar.

La crisis son oportunidades también para cambiar y transformarnos. La pandemia del covid-19 puede ser una magnífica ocasión para construir un mundo más solidario, abierto y colaborativo a través de la innovación social. Ojalá que saquemos beneficios frente a tanto dolor.

Comments

comments