Laboratorios Ciudadanos de Innovación

Nos urgen nuevos modelos, ideas e iniciativas en el país.

Contexto

  • En nuestros días seguimos padeciendo de grandes problemas en nuestras comunidades, a los cuales las soluciones tradicionales no les han encontrado soluciones viables. Los gobiernos y los políticos se encuentran agotados, rebasados y aislados. Lo tradicional tiene sus límites, sus caducidades. Los modelos de siempre han dado de sí. Por ello tenemos que atrevernos a pensar diferente, a innovar.
  • De acuerdo con Wikipedia, la ¨innovación es un cambio que introduce novedades. Además, en el uso coloquial y general, el concepto se utiliza de manera específica en el sentido de nuevas propuestas, inventos y su implementación económica. En el sentido estricto, en cambio, se dice que de las ideas sólo pueden resultar innovaciones luego de que ellas se implementan como nuevos productos, servicios o procesos, que realmente encuentran una aplicación exitosa, imponiéndose en el mercado a través de la difusión¨.
  • Y una de las fuentes más poderosas de la innovación es la inteligencia colectiva, que es la creación de conocimiento a través de privilegiar la colaboración participativa de las personas interesadas. La inteligencia colectiva es un fenómeno privilegiado con la aparición del Internet al permitir conectar a personas dispersas en el mundo.

Laboratorios Ciudadanos de Innovación

De ahí que, la suma de la innovación y la inteligencia colectiva para enfrentar viejos problemas y nuevos retos en las sociedades, esté inspirando nuevos modelos de colaboración, como son los casos de los Laboratorios Ciudadanos de Innovación (LCI).

  • Podemos definir a los LIC como espacios en los que personas con distintos conocimientos y diferentes grados de especialización se reúnen para desarrollar proyectos juntas, siempre pensando en el beneficio colectivo y social. Son espacios orientados a la experimentación, a la compartición de ideas, a probar y equivocarse para aprender. Muchos de ellos han surgido de las redes sociales en Internet, de conversaciones significativas y de la necesidad de resolver problemas comunes en búsqueda de nuevas oportunidades para todos.
  • Desde la perspectiva del proceso de innovación ciudadana (IC), las iniciativas y proyectos abordados tienen la característica de buscar una transformación social, que contribuya al desarrollo cultural, social y económico de nuestras sociedades.
  • Los laboratorios ciudadanos son nuevos contextos colectivos de producción abiertos y colaborativos, que son efectivamente accesibles e inclusivos ampliando la cantidad y la diversidad de los usuarios que participan en sus actividades.
  • Hay varios ejemplos de LIC en el mundo que están inspirando por sus contribuciones bajo diferentes nombres: medialabs, citilabs, hacklabs, maker spaces, living labs, etcétera. Todas estas iniciativas usan de manera estratégica e intensiva las tecnologías de la información y la comunicación para potenciar la colaboración y sus impactos.
  • Los LIC se diferencian de las instituciones públicas tradicionales de colaboración y distribución del conocimiento –como el museo, la biblioteca o el centro cultural–, en que se centran en ofrecer plataformas que facilitan la participación de los usuarios en los procesos de experimentación y desarrollo de proyectos. Es decir, son espacios donde la ciudadanía se involucra en procesos de innovación abierta.
  • Tampoco son un centro de investigación, compuestos por investigadores y académicos, pues en estos espacios participan libremente los ciudadanos que puedan y quieran aportar. De igual manera, no tienen la rigidez de las universidades y centros formales de educación, ya que sólo se orientan a incentivar la participación multidisciplinaria que produzca aprendizajes y conocimientos.

¿Interesantes, no? Ojalá que pronto en nuestro país se desarrollen estas opciones. Nos urgen nuevos modelos, ideas e iniciativas, ante el ahogo de la falta de resultados y la exclusión.

Comments

comments