Contexto

  • Los adelantos en materia de inteligencia artificial, robótica y cómputo impactarán los empleos, provocando la desaparición de algunos de los más populares que hoy conocemos. Numerosos estudios hablan de lo que sucederá en un futuro muy próximo.
  • La Universidad de Oxford, en Inglaterra, asegura que en los próximos 20 años 700 profesiones actuales serán desarrolladas principalmente por máquinas. El Boston Consulting Group espera que en 2025 uno de cada cuatro de los puestos de trabajo que encontramos en la actualidad sean reemplazados por robots o programas inteligentes.
  • Por su parte, el Foro Económico Mundial ya se refiere a la necesidad de desarrollar 2 millones de nuevos profesionales especializados en temas digitales en los próximos 4 años, para atender la creciente demanda de la industria tecnológica mundial.
  • No faltan ejemplos claros de lo que ya está sucediendo. Existen registros de que en eBay se resuelven anualmente 60 millones de reclamaciones a través de programas automatizados, sin la participación humana. Y en Estados Unidos, 50 millones de contribuyentes prefieren un programa informático para resolver una controversia de impuestos con la autoridad fiscal, en vez de solicitar la ayuda de un asesor especializado.

EL CAMBIO EN LOS EMPLEOS

Las industrias más afectadas por este cambio serán las relacionadas con la salud, las finanzas, la educación, la justicia, la seguridad pública, el gobierno y la construcción, entre otras. Pero, ¿Cuáles son las profesiones que desaparecerán primero a causa de la automatización? Aquí algunas de ellas:

  • Choferes: Frente al perfeccionamiento de los programas de conducción no tripulada, que garantizan mejores resultados en eficiencia y menores riesgos de accidentes, se piensa que los choferes pronto dejarán de ser demandados en el mercado. Estamos hablando de los taxistas, así como de los conductores de autobuses de pasajeros y camiones de carga.
  • Personas que atienden a clientes: Pronto serán historia los centros de atención telefónica, pues cada vez se dispone de mejores programas para atender a la clientela a través de programas inteligentes basados en el reconocimiento de voz, que además resuelven cualquier problema o necesidad que se les plantee.
  • Policías: Con los avances en la explotación inteligente de la información delictiva se podrán predecir riesgos de seguridad que serán controlados por robots y artefactos que enfrentarán a los delincuentes con mayor eficacia y cuidado, garantizando la protección de las personas y sus patrimonios, y reduciendo los daños colaterales de dichas actuaciones.
  • Meseros: No tardará en haber tabletas en tus mesas, mediante las cuales podrás solicitar los alimentos y bebidas que deseas, consultar recomendaciones, ver la información de los platillos y examinar las combinaciones de alimentos con vinos. En algunos casos serán meseros los que llevarán los pedidos a las mesas, pero en otros serán robots. Las cadenas de comida rápida, como McDonald’s, ya experimentan con estaciones de pantallas táctiles para las solicitudes de órdenes de comida.
  • Asesores legales, financieros y de seguros: Los avances en los programas basados en respuestas personalizadas y algoritmos avanzados están ofreciendo óptimos resultados para las personas que requieren de asesoría legal o buscan la mejor opción para sus inversiones o su aseguramiento. Aquí se eliminan los errores por discrecionalidad y se personalizan las respuestas.

CONCLUSIONES

Aunque algunos temen que la tecnología acabe con los empleos que hoy conocemos, y otros pesimistas predicen que no hay capacidad para la reconversión acelerada de profesiones, también existen expertos que aseguran que hay profesiones que no podrán ser reemplazas por la inteligencia artificial y las máquinas, como las de los escritores, chefs, artistas, inventores y emprendedores, entre otras.

Lo cierto que nos estamos acercando rápidamente a un cambio estructural del empleo, provocado por la tecnología, donde serán las competencias y habilidades flexibles, diversas y actualizadas las que nos harán “empleables”, en lugar de los títulos y especializaciones de un mundo que ya está a punto de caducar.

¿Y mientras tanto en México? Parece que el tiempo se detuvo o retrocedió, en detrimento del futuro de todos, principalmente de millones de niños y jóvenes que aspiran a estudiar para tener un mejor ingreso y una mejor oportunidad de crecimiento y desarrollo personal.

Comments

comments