Uno de los temas más controvertidos en Internet y el mundo digital es la privacidad y protección de la información de las personas, las organizaciones y las empresas. Todos los días compartimos una cantidad importante de datos a través de la red. Prácticamente toda nuestra historia está en el espacio digital. De ahí que el tema de la información se haya convertido en un lucrativo negocio lícito e ilícito.

Hoy destaca la importancia de la frase “cada dato de información sobre nosotros es valiosa para alguien más”, lo que ha impulsado el nacimiento de los corredores de datos (data brokers en inglés), quienes llevan ejerciendo su labor durante años con bajo perfil para que sepamos lo menos posible acerca de esta industria y de los datos que recopilan y venden.

La mayor parte de la información es visible si se conoce el lugar y el modo de llegar a ella. La industria de los datos admite una clasificación simple en dos grupos. Por un lado, están los corredores primarios, que recopilan la información en los sitios públicos como registros públicos de propiedad, juzgados, sistemas de fidelización, noticias, departamento de policías y demás. A esta información hay quienes le suman capacidades analíticas y de inteligencia del mundo real, ellos son los denominados corredores secundarios (http://economiadigital.etsit.upm.es/wp-content/uploads/2015/12/PaulaArribas.pdf).

El mercado para este tipo de servicios de información es muy amplio. En él, participan principalmente las instituciones financieras y de seguros, los medios de comunicación, los gobiernos, las empresas comerciales y los profesionales de diferentes tipos. La información comprada sirve para la buena toma de decisiones, para disminuir los riesgos, evitar fraudes y predecir el comportamiento futuro de los usuarios y clientes.

El informe elaborado por la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos de 2014 mencionaba entre las empresas más destacadas en materia de venta de datos a: Acxiom, Corelogic, Datalogix, eBureau, ID Analytics, Intelius, PeekYou, Rapleaf y Recorded Future.

Por ejemplo, Acxiom proporciona datos y analíticas del consumidor para campañas publicitarias y detección de fraude. Sus bases de datos contienen información de unos 700 millones de consumidores en el mundo.

Corelogic ofrece servicios de información orientados a los negocios y al sector gubernamental. Sus bases de datos consideren 795 millones de transacciones históricas, 93 millones de solicitudes hipotecarias y datos de propiedad. Presumen de cubrir 99% de las propiedades residenciales de Estados Unidos con 147 millones de registros.

La pandemia ha acelerado la generación de datos en la red, debido a que el confinamiento nos ha obligado a utilizar más intensivamente los instrumentos tecnológicos para seguir en operación. Ello ha disparado los riesgos en la gestión de la información para resguardar su privacidad y buen uso (https://andinalink.com/data-brokers-y-el-desafio-regulatorio-de-la-postpandemia/).

Para proteger a los ciudadanos de los intereses de este tipo de empresas a través tener una mejor vigilancia de sus operaciones, en el estado de California se promulgó en 2020 una ley para obligar a que las corredoras de datos se registren en la Fiscalía General de Justicia (https://iapp.org/news/a/data-brokers-a-preview-of-the-new-edition-of-california-privacy-law/).

A partir de esta ley, a septiembre de este año, se han registrado 469 corredores de datos (https://oag.ca.gov/data-brokers).

Está claro que el capitalismo de vigilancia crece por el atractivo del negocio de comerciar con la información y los datos. Estamos frente a grandes y crecientes riesgos por la creciente dependencia del mundo digital. Es urgente en México darle atención a ello y legislar para proteger a las personas, las organizaciones y las empresas.

 

Comments

comments