Hoy en día vivimos una dicotomía de mundos: el mundo real y el virtual, donde este último cada día toma más relevancia al convertirse en el espacio donde se procesan las decisiones públicas y privadas de forma acelerada con consecuencias en el mundo físico y real. Un ejemplo de ello son los movimientos de protesta social o ahora los riesgos de enfermedades altamente contagiosas.

Esta nueva dinámica ha puesto en jaque a los sistemas tradicionales de alertas tempranas, las cuales se detonan por las denuncias y su investigación, o el análisis de datos de sistemas y expertos. Este modelo de procesamiento parece obsoleto frente a las grandes cantidades de interacciones y su complejidad en las redes sociales, que van modificando en tiempo real los comportamientos individuales y colectivos.

De ahí la importancia de los nuevos sistemas de alertas que están surgiendo, como el caso de Dataminr, que procesa en tiempo real grandes cantidades de datos públicos dispersos en Internet, como publicaciones en redes sociales y portales, y utiliza aprendizaje profundo, procesamiento de lenguaje natural y modelado estadístico avanzado para enviar alertas personalizadas a los usuarios que contratan el servicio.

La compañía tiene más de 500 clientes que pagan sus tarifas de suscripción para encontrar signos tempranos de posibles crisis en todo el mundo. La empresa tiene un valor en el mercado de $1,590 millones de dólares.

Dataminr es una sofisticada plataforma tecnológica de inteligencia artificial que puede recolectar y procesar datos que transitan públicamente en Internet y detectar patrones no evidentes de eventos de riesgo de carácter global y local, y analizarlos para identificar alertas accionables para organizaciones públicas y privadas. Entre sus clientes se encuentran, por ejemplo, Amazon, CNN y la Organización de las Naciones Unidas.

Para ofrecer sus servicios, la plataforma procesa masivamente miles de millones de puntos de recolección de datos, donde se incluyen texto, imagen, video y sonido. Tiene capacidad para entender más de 150 idiomas y formatos multidimensionales. Aunque inició en 2009, analizando los datos solo de Twitter, hoy en día procesa prácticamente todas las redes sociales, la Internet profunda, los datos de tráfico aéreo y los marítimos.

Una de los grandes avances de este sistema de alertas es su capacidad de darle sentido a grandes cantidades de datos no estructurados en el mundo digital y procesarlos para identificar patrones que pueden significar alertas relevantes. La tecnología de la que disponen los habilita para identificar en el mar de información alertas específicas por tipo de industria o espacio geográfico, como es el caso de incendios, ataques terroristas, movimientos sociales o hasta molestias internas de los empleados de una empresa.

Entre los servicios de alerta que ofrece Datamirn, destacan los siguientes:

  • Primera alerta para el sector público. Son servicios de alerta temprana para el caso de desastres naturales, que permiten reaccionar a tiempo por parte de las personas y los servicios de emergencia; actos terroristas que ponen en peligro a otras personas; y manifestaciones violentas en las calles. Un ejemplo es el evento del 12 de junio de 2016, donde un hombre armado abrió fuego contra un club nocturno gay de Orlando, matando a 49 personas, y donde el servicio entregó la alerta 42 minutos antes que las principales noticias.
  • Alertas en tiempo real para empresas de noticias. El New York Post tiene contratado el servicio para alertas de noticias de última hora, lo cual les permite estar adelantado respecto a sus competidores en el ciclo de noticias. Hay elementos que acreditan que este tipo de alertas en tiempo real ofrece una ventaja promedio de al menos 20 minutos de anticipación sobre los competidores.

El servicio de alertas de Datamirn ofrece una oportunidad para detectar riesgos de manera oportuna en un mundo complejo y conectado. Sin embargo, este tipo de servicios de vigilancia son muy controversiales por el uso de los datos privados y la relación de estas empresas con los dueños de las plataformas sociales. Hay acusaciones, en el caso de las protestas por el asesinato de George Floyd, de que Datamirn envió al Departamento de Policía de Minneapolis, información que muestra que la empresa recopiló, incluyó y subtituló contenido de Twitter relevante sobre la brutalidad policial a medida que se desarrollaban las protestas.

El tema de la vigilancia digital se está convirtiendo en un tema central. Hay quienes le ven solo sus virtudes por su efectividad y otros quienes están preocupados por la violación de los derechos a la privacidad. Es el debate que viene. Bienvenidos a la nueva complejidad del mundo digital.

Comments

comments