Burbuja digital

Debemos defender la neutralidad, diversidad y pluralidad del mundo digital, preservando su riqueza y diversidad de información.
junio-6

Internet y las redes sociales se han convertido en un espacio inseguro y con grandes riesgos de manipulación. Mucho tiene que ver su crecimiento exponencial en el mundo y en México, que incrementa los apetitos malintencionados. Según la empresa Hootsuite, se estima que en el mundo hay 2.8 mil millones de usuarios activos de medios digitales, más de una tercera parte de la población mundial. En México, la población que participa en las redes sociales es de 73 millones, 59% de la población total, cifra a la cual se le suman 16 millones de año con año.

Ya hemos hablado que uno de los mayores peligros en las redes sociales son las estrategias masivas de manipulación. Es el caso del fenómeno de las noticias falsas (fake news), que algunos lo denominan la posverdad: una época en la historia de la humanidad donde las mentiras pueden ser más creíbles que la propia verdad, gracias a la manipulación emocional de los participantes del universo social digital.

También hemos comentado del uso de técnicas de ¨control reflexivo¨, que utilizan información parajunio-6 manipular, ofreciendo verdades a medias en temas emocionalmente sensibles y de débil defensa racional para influir en los públicos objetivo para que tomen determinadas decisiones.

Ahora quiero hablarles de un riesgo más de manipulación técnica producida por los mismos algoritmos de las empresas propietarias de las principales redes sociales, que se conoce como la ¨burbuja de filtración¨. Este fenómeno es el resultado de la personalización de las búsquedas en Internet a partir del algoritmo usado en cada red social, que aprende de nuestras preferencias y nos arroja información que predice nos gustaría porque responde a los mismos patrones. Esto es, nos encierra en una burbuja donde solo nos llega información de personas y organizaciones que comparten nuestras preferencias y puntos de vista, eliminando la posibilidad de obtener información diferente y de contraste. El mundo de los iguales, que nos hace más parecidos, pero que nos aísla ideológica y culturalmente de los demás.

Ejemplos de la ¨burbuja de filtración¨ son los resultados de la búsqueda personalizada de Google y el hilo de las noticias personalizadas de Facebook. El primero en señalar este riesgo fue el ciberactivista Eli Pariser, que denominó a este fenómeno como ¨filtro de burbuja¨. De acuerdo con Wikipedia, Pariser define su concepto de filtro de burbuja como “el ecosistema personal de información que ha sido provisto por los algoritmos usados en las plataformas digitales”.

El crecimiento de Internet, en gran medida, se ha dado porque se ha convertido en el mayor repositorio del conocimiento humano, donde se encuentran todo el universo de temas creados por el hombre, sin importar su posición ideológica, política, u origen étnico o cultural. Además, Internet es un espacio de todos, que se maneja de manera descentralizada, sin forma de control. Por ello, la burbuja de filtración atenta contra los principios básicos del mundo digital.

Para escapar de la burbuja de filtración, Pariser sostiene que las empresas propietarias de las las redes sociales deberían de modificar los algoritmos que usan para permitir la difusión entre sus usuarios de ideas diferentes y contrastantes. Además, asegura este ciberactivista que dichas empresas deberían de ser más abiertas y transparentes al publicar los criterios de publicación de la información (que nos muestran y que no), así como darnos a conocer la información acumulada que tienen de nosotros.

¿Y qué podemos hacer nosotros como usuarios? Buscar deliberadamente nuevas ideas, personas y situaciones para favorecer el acceso a información diferente que nos ayuden a enriquecer nuestros conocimiento y criterio. También podemos borrar las ¨cookies¨ que permiten rastrear nuestra navegación, y, en la medida que lo permita la plataforma social, eliminar la información que les damos.

Está claro que los riesgos de manipulación crecen en Internet, por lo que debemos de ser más activos en buscar defender la neutralidad, diversidad y pluralidad del mundo digital, preservando su riqueza y diversidad de información.

Empecemos tomando conciencia de los riesgos y continuemos dejando atrás la ingenuidad que nos hace darles información y poder a las plataformas sociales que usan para su beneficio y atentan contra nuestra libertad de elegir y contra nuestra privacidad. De nosotros depende.

Comments

comments